Historia Cartagena, mitos y leyendas de una ciudad milenaria (Parte I)


Historia Cartagena está llena de momentos decisivos, no solo para la historia regional y nacional, sino también para la historia de todos los pueblos que habitaron el Mediterráneo en la época clásica.

Desde aquí queremos dar un paseo por aquellos acontecimientos que nos han resultado más curiosos. Muchos de ellos forman parte documental de la Historia Universal, otros están basados en leyendas y mitos que no por ello dejan de tener un valor cultural muy elevado.

Seguro que nuestros amigos de Cartagena pueden puntualizar estas “historias” e incluso apuntar otras tantas. Por nuestra parte, nos conformamos con que los murcianos más curiosos conozcamos un poco más esta ciudad portuaria y su carácter forjado a través de siglos y siglos de dura convivencia entre los diferentes pueblos y el mar.

Podríamos comenzar, por ejemplo, por la misma fundación de Cartagena. Según cuenta la mitología griega fue Aletes, pretendiente al trono de Micenas, quien fundó Cartagena exactamente en lo que hoy conocemos como el Monte de San José. Una bonita historia, aunque la versión más reconocida es que fue el cartaginés africano Asdrúbal Barca quien fundó la ciudad en el año 223 a.C. Pero no por ello significa que “esta Cartagena” de Asdrúbal fuera la primera que existió. Los fenicios ya estuvieron por el lugar y montaron su plaza fuerte llamándola Mastia. Un curioso topónimo que viene a significar “pechos”… ¿dónde están esos “pechos” de Cartagena? No os dejamos con la duda, aquí podéis encontrar la respuesta.

Pero como ya hemos dicho, fue Asdrúbal quién “situó en el mapa” mediterráneo a la ciudad de Cartagena. No fue fácil, para ello era necesario poseer un buen y preparado ejército. El cartaginés lo consiguió, según cuenta la historia mucha “culpa” de este éxito lo tuvieron los garbanzos.

el molinete Cartagena Historia Cartagena, mitos y leyendas de una ciudad milenaria (Parte I)

El Molinete. Cartagena

Historia Cartagena, sin los romanos nada hubiera sido igual

Pero nada es eterno y en el año 209 a.C. los romanos entran definitivamente, “a sangre y fuego”, en la historia Cartagena. Fue el general romano Publio Cornelio Escipión el que con una hábil maniobra ganó la península de Cartagena (sí, Cartagena era una península en la antigüedad…) para Roma y por ende la II Guerra Púnica. Como no podía ser de otro modo, los romanos vinieron para quedarse e hicieron de la historia Cartagena una de las más prósperas del Mediterráneo. Cartagena se convirtió en una de las ciudades más importantes del Imperio. Construyeron un teatro, templos, un anfiteatro y hasta un misterioso acueducto que aún está por descubrir. La historia Cartagena no hubiera sido la misma sin los romanos, ellos fueron los que mejor explotaron la industria minera de la zona, donde trabajaron cerca de 40.000 personas entre esclavos y prisioneros de guerra. También ofrecieron al mundo el Garum, esa salsa de pescado con poderes afrodisíacos tan famosa en la antigüedad. Plinio cuenta que el mejor Garum lo hacían los cartageneros en sus factorías de salazones de Spartaria.

El cristianismo marca una nueva era en la historia Cartagena y en el mundo entero. Y el cristianismo entró en España por Cartagena (al parecer por las playas del actual barrio de Santa Lucía), con el desembarco del Apóstol Santiago.

El Imperio Romano se desmoronó y un último intento de rescatarlo corrió a manos de los bizantinos, que intentaron establecer en Cartagena la capital de occidente. Con la ocupación bizantina, la historia Cartagena recuperó parte del esplendor perdido. Según cuentan, las murallas de Cartagena son inexpugnables y soportan todos los ataques enemigos. Hasta que en el año 623,  la ciudad cae en manos de los visigodos y se sumerge en su periodo más negro. Desapareciendo por completo de la Historia.

Comenciolo Cartagena Murallas Historia Cartagena, mitos y leyendas de una ciudad milenaria (Parte I)

Inscripción de Comenciolo en el Arqueológico de Cartagena

Ver la Seguda parte del artículo…

,

Sin comentarios todavía

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.