«Para informar, el precio que hay que pagar es la conciencia»


Tercera y última parte de la entrevista que nos concedió el periodista murciano Yayo Delgado [Aquí tenéis la I Parte y II Parte], con motivo de la publicación hace pocas fechas de su último libro «Lo Mejor de Acho Pijo»

Este libro recopila artículos escritos por el periodista en el diario La Opinión de Murcia y en su blog personal achopijo.blogia.com

Acerca de Murcia y sus gentes, costumbres, manías, historia, forma de vida… de todo un poco hemos hablado con Yayo Delgado que nos ha dejado algún titular más que curioso. Os invitamos a descubrir algo más sobre “AchoPijo”.

Yayo Delgado AchoPijo Para informar, el precio que hay que pagar es la conciencia

En su libro también hay hueco para la historia y las leyendas de la ciudad de Murcia: los incendios del Teatro Romea, la Muralla Medieval, una calle donde se apareció el demonio, el patíbulo de Santo Domingo y las ejecuciones fuera de la muralla, el Alcázar de Santa Clara, el “no” de Villacis a Velázquez… ¿Conocemos los murcianos la historia y la infinidad de curiosidades que guarda nuestra ciudad?

Bueno, más de lo que parece… pero menos de lo que nos gustaría a muchos, y  me incluyo. Suelo fantasear con una gran industria de cine y televisión que decidiera recuperar para el gran público historias de nuestra Murcia querida, y flipo yo solico… jejeje.

Hay mucho, mucho material histórico para desempolvar. Mi compañero y amigo, el cronista de la ciudad, Antonio Botías, es un ejemplo claro de que se puede recuperar patrimonio escrito con elegancia. Es trabajo de los cronistas, pero el verdadero trabajo consiste en hacerlo atractivo para divulgarlo, y ahí aún nos falta bastante. Este blog (descubriendoMurcia) hace una gran labor (aprovecho para agradecer vuestro trabajo y animaros a seguir así), y hay una corriente nueva de murcianismo dedicado que es muy interesante y que me hace creer que puede venir una época en la que podamos poner en valor todo esto.

«una palabra puede cambiar el significado de la información»

Escribe en su libro: “el periodismo está en crisis cuando es más necesaria la información veraz”“el periodismo agonizando por las esquinas”. Los ciudadanos nos hemos resignado a ver, con frecuencia, a los medios de comunicación sirviendo a diferentes intereses partidistas. Por otro lado vemos a los corresponsales y periodistas ser objetivo en guerras y conflictos. Asistimos con horror a las ejecuciones del Estado Islámico y a los atentados contra los periodistas de Charlie Hebdo en París…Para informar, ¿hay que pagar un precio? En su trayectoria como periodista, ¿ha sentido presiones o censuras?

Para informar hay que tener vocación y aprender con la experiencia. El único precio que hay que pagar es la conciencia. Presiones y censuras hay, pero es bueno que existan, hasta cierto punto, claro está. Entiendo por presiones que existan intereses y es necesario que todo periodista sepa superarlos. Creo que todo lo que influye en una noticia es parte de esa noticia, y todo debe enriquecer la verdad que cuentas como transmisor. Está claro que no puede haber presiones más allá, y mucho menos censura entendida como prohibición. Pero son palabras muy amplias, o así las entiendo yo.

Un titular, por ejemplo. Muchas veces los titulares no los pone el mismo periodista que ha escrito la noticia, y esto es un error, porque una palabra puede cambiar el significado de la información, y no tiene por qué ser por interés, de la misma forma que sí puede serlo. Sólo una palabra puede hacer que la información cambie de sentido… ¿Eso es censura? Entendemos censura como la prohibición de publicar algo, pero yo creo que publicar algo con interés de alguien que no es quien ha elaborado la información es también una forma de censura.

Lo que es objetivo no siempre es evidente ante diferentes lectores, con diferentes opiniones. El periodismo es una forma de contar la verdad, que no siempre coincide con el que la interpreta, y por eso es una profesión que debe crecer en la más amplia libertad posible. El problema actual es que se ha denostado a la profesión, por múltiples razones… Cambios tecnológicos, crisis económica, infravaloración de la comunicación… y los profesionales en activo lo tienen mucho más difícil para hacer un trabajo digno.

«una industria de cine que decidiera recuperar para el público historias de Murcia»

Por último ¿Existe en Murcia “rollito modernen” que tanto menciona en su libro? ¿Es compatible con los zaragüeles y las esparteñas?

Todo es compatible con zaragüeles y esparteñas, por supuesto. El rollito modernen existe desde siempre. Los modernos han estado ahí siempre y yo les quiero mucho. Son el limoncico de las calles de Murcia. Aunque hay muchos tipos de modernen… a mi el que me gusta es el del tema de los Fenómenos «Quiero ser moderno», todo un hit. Fuera de bromas, Murcia es una ciudad viva, en la que hay de todo, como debe ser, y eso es motivo de orgullo.

y Fin…

 

El libro de Yayo Delgado se puede adquirir en la librería Diego Marín de Murcia y por internet en la dirección raspabook.com

Sin comentarios todavía

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.