Yayo Delgado: «Es muy murciano sentirse el culo del mundo»


Yayo Delgado Yayo Delgado: Es muy murciano sentirse el culo del mundoInteresante primera parte de la entrevista que mantuvimos con Yayo Delgado, periodista murciano de actualidad en estas últimas semanas por la publicación de su libro Lo Mejor de AchoPijo.

Este volumen recopila un centenar de artículos escritos por Yayo Delgado en el diario La Opinión de Murcia y en su blog personal. 

Acerca de Murcia y sus gentes, costumbres, manías, historia, forma de vida… de todo un poco hemos hablado con Yayo Delgado que nos ha dejado algún titular más que curioso. Os invitamos a descubrir algo más sobre “AchoPijo”.

 

¿Qué es un bolito a medio gas? Podría explicárselo a las murcianas generaciones futuras.

Yayo Delgado: Un bolito a medio gas es un vaso de cerveza típico de Murcia, tirado con prontitud y destreza, con mucha presión, que deja mitad espuma y mitad cerveza, y que debe beberse de un trago, o dos a lo sumo. Suele ser propina del camarero, o relleno, se usa para terminar una tapa, o para beber rápido al llegar a la barra con ganas de mojarse el gaznate. Para mi debería ser el alter ego del caña y tapa granadino, pero al revés. En Murcia pagas la tapa, elaborada y siempre de calidad, y te sirven gratis el bolito a medio gas.

 

Yayo Delgado: «Los primeros que no lo valoramos [patrimonio natural murciano] somos nosotros»

 

Usted habla en su último libro, Lo Mejor de Acho Pijo, sobre Cabo Cope, Águilas, Mazarrón… y dice de sus calas “que podrían jugar de tú a tú a Menorca” ¿Valoramos lo suficiente los murcianos, y sus administraciones, el patrimonio natural de nuestra región?

Yayo Delgado: No. Los primeros que no lo valoramos somos nosotros. Es muy murciano sentirse el culo del mundo. Se ha hecho costumbre que no nos creamos que podamos ser los mejores en algo. Somos lo contrario a los chistes de bilbaínos. Esto tiene una parte buena, somos ingenuos, confiados, generosos… pero nos falta un poco de fe en lo que tenemos, en lo que somos, en las posibilidades que hay aquí, y pasa en muchos campos, en muchas áreas. Y pasa sobre todo en general. Cuando sale algo malo o vergonzoso enseguida creemos que sólo salen esas cosas y que son las que nos representan, y lo asumimos, casi nos reímos de nosotros mismos, y ojo, eso no es malo, pero nos ha llevado a una pérdida de oportunidades.

Es algo que quizás arrastramos de una época anterior. Murcia ha crecido muy rápido. En sólo 30 años en todos los sentidos, el cambio ha sido espectacular, y la identidad no ha ido a la par que ése salto. Creo que tenemos por delante un gran futuro, y que se hace indispensable que ganemos la identidad suficiente, al menos, para que represente lo que realmente somos.

 

Yayo Delgado: «Yo, con Murcia, no tengo sentido del ridículo»

 

En otra parte de su libro dice: “mi espíritu crítico con Murcia está culturalmente prostituido” y apuntilla que le duele y le cuesta creer esas encuestas que muestran Murcia a la cola de la lista con frecuencia. ¿Conoce usted algún motivo para que Murcia no sea una región puntera en España?

Yayo Delgado: SI, suelo decir que a veces me voy al extremo para que se entienda justo lo que quiero decir respecto a Murcia. Además, no creo demasiado en el espíritu crítico porque sí, ahora que está tan de moda eso de que hablen de ti aunque sea mal… ¿No será mejor que hablen bien de ti? ¿O que lo que digas guste a todo el mundo en vez de que les moleste? Quizás es que esto es mucho más difícil, y ojo, si hay que molestar, se molesta.

En lo referente a Murcia busco siempre el lado positivo y trato de hacerlo visible. Muchas veces sólo es cuestión de percepción. Lo que pasa es que solemos devaluar lo que vale… ¿Por qué no poner en valor incluso aquello que pueda parecer que no vale? Igual nos llevamos una sorpresa. El mundo está lleno de blufs que dejaron de ser blufs. Si desechamos lo que no vale y creemos que en Murcia no vale nada, poco futuro hay. Yo veo el vaso medio lleno siempre, y eso es difícil de hacer. Lo fácil es criticarlo todo y reírse con el de al lado. Aquí somos mucho de eso, de reírnos y sentirnos mejor, por temor a hacer el ridículo señalamos lo nuestro como lo peor y nos aliamos con quien lo hace en vez de defenderlo. Yo, con Murcia, no tengo sentido del ridículo.

La clave es que estoy seguro de que podemos ser una Región puntera en muchas cosas. En algunas lo somos, en otras podemos serlo, y en otras nos falta, o no podremos serlo. Para no serlo nos basta con no creerlo. Esa es la primera premisa. Para serlo hay que ser consciente de ello, y para serlo hay muchos caminos. Este es uno de los grandes retos de Murcia.

[Ver segunda parte del artículo]

 

El libro de Yayo Delgado se puede adquirir en la librería Diego Marín de Murcia y por internet en la dirección raspabook.com

Sin comentarios todavía

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.