El misterioso incendio del Teatro Romea en Murcia


Como hemos comentado en alguna entrada anterior, el Teatro Romea fue inaugurado por la Reina Isabel II el 25 de octubre de 1862.

Aquel teatro se llamaba en su inicio de los Infantes y no tenía mucho que ver, arquitectónicamente, con el queconocemos hoy día, ya que ha sido víctima de dos graves incendios.

El primero de ellos sucedió en 1877. El teatro se reinauguró tres años más tarde en 1880. El segundo de los incendios se produjo el 10 de diciembre de 1899.

Lo curioso de esta historia, es que este último incendio se produjo durante la noche del 10 de diciembre. Esa misma tarde se había interpretado una obra en el teatro titulada: “Jugar con Fuego”

¿Premonición?… o es que a los actores de la obra se les fue la mano con la performance y le metieron fuego al Teatro Romea… nunca lo sabremos.

Teatro Romea Murcia4 El misterioso incendio del Teatro Romea en Murcia

Lo que sí sabemos es que aquella noche el Teatro estaba hasta los topes. En un momento se advirtió un relámpago sobre el escenario y comenzaron las llamas, que prendieron en una de las bambalinas. Cuando cayó ardiendo uno de los telones, fue cuando se desencadenó el pánico.

Fallecieron dos personas. Una de ellas era hijo de un maquinista que trabajaba en el Romea, tenía 17 años. La otra una joven de 19, que murió dos días después.

4 Responses to El misterioso incendio del Teatro Romea en Murcia

  1. Juan 15 septiembre, 2011 at 8:51 #

    Según tengo entendido el teatro Romea era algo así como un monasterio. Cuando decidieron convertirlo en teatro uno de los monjes que allí vivían dijo que el teatro se quemaría 3 veces, siendo la tercera la definitiva. Ya lleva 2….

    • MMM 15 septiembre, 2011 at 16:26 #

      Muy bueno Juan!…

    • Elena 17 octubre, 2012 at 19:34 #

      Eso es mera superstición. El teatro fue inaugurado como tal en 1862 (no como un monasterio), por la Reina Isabel II. Lo que ocurre es que en un principio se lo conocía como Teatro de los Infantes, y no fue hasta su primera reconstrucción que comenzó a llamarse Teatro Romea en honor al actor Julián Romea que también le da nombre a la plaza. Lo que sí tengo entendido es que supuestamente en todas las funciones se deja sin vender la última entrada para que el teatro no esté lleno otra vez y se «cumpla» la «maldición».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.