La Cruz de Caravaca, seña de identidad de un pueblo


La Cruz de Caravaca 300x300 La Cruz de Caravaca, seña de identidad de un puebloLa Cruz de Caravaca y su leyenda empieza con la aparición milagrosa en 1231. Según cuentan las crónicas, dos ángeles portando la reliquia irrumpieron en el castillo durante la celebración de una eucaristía presidida por el sacerdote Ginés Pérez de Chirinos y en la cual se encontraba el rey moro Ceit-Abucy.

De este modo se empezó a dar culto a la Cruz de Caravaca, el castillo pasó a ser el Santuario de la Vera Cruz y Caravaca se convirtió en una importante ciudad de peregrinación.

El culto a la Cruz de Caravaca se extendió rápidamente por toda Europa. Los misioneros fueron los encargados de transmitir la historia de la Cruz de Caravaca por Europa y América. Así encontramos evidencias de la Cruz de Caravaca en Polonia, México, Cuba o Brasil. Concretamente en la famosa Misión guaraní de San Miguel (Brasil), protagonista de la película La Misión, se reproduce la Cruz de Caravaca presidiendo la plaza.

Cruz Caravaca 300x203 La Cruz de Caravaca, seña de identidad de un pueblo

Cruces de Caravaca encontradas en la ermita San José, Cartagena.

También en Murcia la Cruz de Caravaca se ha convertido en un símbolo de identidad regional. Un ejemplo claro: cuando se empezó a edificar el Puente de los Peligros en Murcia (1718), en la primera piedra se abrió un hueco donde se depositaron varias medallas, monedas y dos Cruces de Caravaca.

Si buscamos una explicación menos “milagrosa” de la aparición de la Cruz de Caravaca, podemos decir que esta ciudad era frontera bélica con Granada. La Corona de Castilla, confirió a los templarios la salvaguarda de estas tierras y según cuentan los monjes guerreros, fueron ellos los que trajeron la reliquia de la Vera Cruz, posiblemente desde Segovia.

La Cruz de Caravaca y su misterioso robo

Pero sin duda el acontecimiento más famoso y traumático relacionado con la Cruz de Caravaca es su robo y desaparición ¿definitiva? en 1934. Historia ésta que merece capítulo aparte. Aquí os contamos los detalles de este truculento suceso, uno de los más famosos misterios de la historia de España, cargado de conspiraciones políticas y hasta un asesinato.

El robo de la Cruz de Caravaca en 1934 produjo una repercusión mediática muy importante a nivel nacional. Muchos autores escribieron sobre el suceso entre ellos el poeta y dramaturgo Carlos Valverde López que compuso y editó un poema titulado: “La Santa Cruz de Caravaca. Su milagrosa aparición: escrita en desagravio de su sacrílega desaparición”.

Santuario Vera Cruz de Caravaca

Curioso resulta que este robo de la Cruz de Caravaca, no fue el primero que sufrió la reliquia. Los franceses en el año 1810, durante la Guerra de la Independencia, saquearon Caravaca y robaron la custodia de plata y oro que portaba la Cruz de Caravaca. Este reliquiario fue donado por el primer Marqués de los Vélez en 1536. La reliquia en sí fue puesta a salvo y con muchos esfuerzos se recuperó la custodia de doble brazo. Los franceses volvieron al año siguiente, pero esta vez los de Caravaca estaban bien preparados: derrotaron al invasor en la batalla de Santa Inés.

Pero sin duda si hablamos de la Cruz de Caravaca, a la mente nos vienen esas fantásticas fiestas que celebran los caravaqueños a principios de mayo, cuyo colofón son los Caballos del Vino. La carrera de los Caballos del Vino conmemoran la subida al castillo en la Edad Media de veloces corceles que, rompiendo el cerco, abastecían de agua a los que resistían el asedio en el castillo.

Unas fiestas en Caravaca que unen a todo un pueblo y una frenética carrera de 80 metros con una pendiente que alcanza una pendiente del 15%. Lo más bonito es que los ganadores de los Caballos del Vino solo son premiados con el reconocimiento de sus paisanos.

,

Sin comentarios todavía

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.