Pepe de los jamones uno de los bares míticos de Murcia


Pepe de los jamones es uno de los bares míticos que tenemos en la ciudad de Murcia.

Pocos habrán que no sepan que se encuentra afincado en el carmelitano Paseo Corvera desde hace cuarenta años. Aunque la historia de José Baño Guillén, Pepe de los jamones, arranca hace muchos más años en otro lugar relevante de la cocina más tradicional murciana: la Venta de la Virgen.

Pepe de los jamones Pepe de los jamones uno de los bares míticos de Murcia

La Venta de la Virgen se encontraba en Corvera, bajando el puerto de la Cadena. Por allí transcurría la antigua nacional que comunicaba la ciudad portuaria y la capital del Segura. Sin duda por este motivo era parada casi obligatoria para todos aquellos que se dirigían a las zonas de playa en el Mar Menor y Cartagena. Con la llegada de la autovía, aquel ritual de parada entró en peligro de extinción y terminó desapareciendo. Así es la vida.

Pepe de los jamones un bar mítico de Murcia

Tras la barra, Pepe era el “alma mater” de aquella Venta de la Virgen en la cual llegó a partir 40 jamones en un solo día. En aquella época Pepe y Antonia, su esposa, decidieron dar el salto y montar su propio establecimiento en la calle Santa Úrsula del Barrio del Carmen. Así se fundó el “primer” Pepe de los jamones, estamos hablando del año 1976. 

Pepe de los jamones Murcia Pepe de los jamones uno de los bares míticos de Murcia

José Baño Guillén, Pepe de los jamones

Aquella aventura del joven matrimonio resultó todo un éxito. Pepe de los jamones se hizo famoso vendiendo bocadillos de jamón con tomate a 15 pesetas. ¿El secreto? productos de primera calidad, todo cortado a mano y trabajo, mucho trabajo… hasta jornadas de 16 horas para sacar adelante un negocio y una familia de tres hijas.

Sin duda el industrial Barrio del Carmen ayudó a Pepe a subir como la espuma y sobre todo el tráfico de mercancías y personas que se producía en la estación de trenes. De hecho Pepe el de los jamones sigue siendo un referente para los viajeros que visitan nuestra ciudad procedentes de Madrid, Barcelona o Valencia.

El negocio prosperó y había que ampliarlo pero José y Antonia no se fueron muy lejos: al final de la calle Santa Úrsula, esquina del paseo Corvera, levantó la persiana el nuevo Pepe de los jamones. Era el 19 marzo del 1977.

Como no puede ser de otra manera, un local de estas características no se mantiene sin grandes profesionales. Ahí tenemos a los camareros de Pepe de los jamones, esos que no necesitan preguntarle al cliente para tenerlo contento. Más de veinte años llevan trabajando con Pepe y Antonia. Ahí queda el dato.

En la actualidad, con setenta y pico años, Pepe está jubilado. Pero nos lo podemos encontrar en su bar y seguro nos hablará de aquel Bando de la Huerta en el que vendieron más de 1000 bocadillos, la visita del actor Paco Rabal o aquel día que Estrella Morente se equivocó y visitó Pepe de los jamones cuando estaba cerrado… En este caso no hay problema, Estrella prometió volver. Esperamos verla muy pronto en uno de los bares más míticos de nuestra ciudad.

, , ,

Sin comentarios todavía

Deja un comentario