Polémica en el tren. Objetivo: unir Murcia con Madrid


Durante estas semanas estamos viendo en los medios de comunicación regionales las negociaciones sobre el AVE y el llamado Corredor Mediterráneo. Estas “luchas” tuvieron su antecedente con la línea Chinchilla-Murcia.

 

Como ya comentamos en otra entrada, en su inicio, la Estación de Tren del Carmen era propiedad de la MZA, la Compañía del Ferrocarril de Madrid-Zaragoza-Alicante.

La Compañía era propiedad de la multimillonaria familia Rothschild, que tenía numerosos intereses en España. El arsenal militar de Cartagena y su puerto, pronto atrajo el interés de la empresa de ferrocarriles, que pretendía unir Madrid con Cartagena.

Para unir la capital de España con Murcia y Cartagena se propusieron varios proyectos que no tardaron en suscitar bastantes polémicas. En un principio la idea que prevalecía era una Real Orden de 1844, que promovía la construcción del ferrocarril hasta Cartagena pasando por Albacete.

Otros ingenieros, con otros intereses, promovieron que la línea hacia Madrid pasara por tres localidades diferentes: Almansa, Novelda y Albacete.

Las autoridades murcianas se pusieron nerviosas pensando en que toda esta polémica retrasaría la construcción de la línea. Y el Ayuntamiento de Murcia nombró un grupo de presión que agilizara la toma de decisiones. Alicante y Valencia hicieron lo mismo.

estacion tren murcia barrio carmen1 300x225 Polémica en el tren. Objetivo: unir Murcia con Madrid

Durante los dos años siguientes, unos y otros lucharon por acercar a sus provincias las futuras vías y la cuestión quedó inmortalizada en cientos de artículos periodísticos. Entre aquellos artículos no deja de ser curioso el que decía que el “futuro corredor mediterráneo debe acercarse a la costa para promover aquellas tierras desiertas”.

Finalmente la polémica sería zanjada el 22 de mayo de 1859 mediante la Ley que impuso el trazado Albacete-Cartagena, más tarde corregido para incluir el paso por Chinchilla. Por aquel entonces el número de viajeros entre Albacete y Murcia era de 120 diarios.

La línea la terminaron antes de la crisis de 1866. Crisis que provocó que los trazados desde Alicante y hacia Granada se retrasaran hasta la década de los años 80, en el primer caso, y hasta 1890 en el segundo. El ferrocarril Madrid-Cartagena contaba en 1930 con más de 3.600 kilómetros de vías, constituyendo una de las líneas principales del país.

Por aquellos años se inauguró otra estación en Murcia, la de Zaraiche o Caravaca, que se encuentra en la plaza Redonda y actualmente es la sede de Aguas de Murcia.

La inauguración de la estación de El Carmen y la línea se escenificó el 24 de octubre de 1862, con la asistencia de la Reina Isabel II. Lo curioso es que la línea no estaba concluida y, como destacó Fernando Cos-Gayón, cronista oficial del viaje de la Reina, “las obras de la vía férrea se hallaban bastante lejanas de su conclusión”.

Su Majestad, en cambio, insistió en inagurar. Los desvíos y prolongaciones de las vías y la instalación improvisada de vigas para superar ramblas entre Murcia y Cartagena obligaron a realizar “un viaje con lentitud nunca vista a fin de evitar todo peligro. Aquello, en realidad, no fue inaugurar un ferrocarril, que sólo meses después pudo ser estrenado”. Lo mismo sucedió con la Estación de El Carmen.

El 27 de abril de 1865 fue inaugurada la línea completa. Apenas había pasado poco más de una década desde la apertura de la primera línea de ferrocarril en España, la que unió Barcelona y Mataró.

Los trenes partían de Madrid da las 11.15 horas y llegaban a El Carmen a las 6,15 de la madrugada. Más de 18 interminables horas de viaje, si no surgía ningún contratiempo…

 

Fuente: Antonio Botías en el periódico La Verdad

, , , , , , , ,

Sin comentarios todavía

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.