La plaza Preciosa de Murcia y Miguel de Cervantes


Miguel de Cervantes arribó al Reino de Murcia, por lo menos, en un par de ocasiones.

Si visitamos Cartagena, podemos contemplar la cerámica que homenajea al literato colocada en los años 50 en el puerto. En ella se lee la elegía dedicada a Cartagena que Cervantes escribió en su obra Viaje al Parnaso. Desde este puerto embarcó con destino la Batalla de Lepanto, donde perdió su mano izquierda.

Plaza Preciosa Murcia La plaza Preciosa de Murcia y Miguel de Cervantes

Oye, quizás si nos acercamos a la céntrica iglesia de Santo Domingo de Murcia, con un poco de imaginación, podemos figurarnos a Cervantes peleando en el célebre cuadro ubicado en la capilla del Rosario

Las Novelas Ejemplares de Miguel de Cervantes, constan de 12 relatos cortos con temática amorosa. Dentro de estos relatos La Gitanilla es el de mayor extensión y en esta obra Cervantes nos deja una curiosa, como poco, definición de las muchachas de Alguazas.

Cuenta Cervantes en La Gitanilla que el 20 de mayo de 1595, una bella joven llamada Constanza fue secuestrada por una cuadrilla de gitanos trovadores que andurreaban por los caminos de Castilla ofreciendo su espectáculo circense en calles y plazas. Se ve que los gitanos quedaron embrujados por la belleza de esta murciana y la rebautizaron bajo el nombre de «Preciosa». Esta Preciosa resultó ser la hija de Don Fernando de Azavedo, a la sazón Corregidor de Murcia.

La chica, además de guapa, demostró carácter y pronto se hizo un hueco en su nueva variopinta familia. En esto del artisteo estaba Preciosa cuando aparece en escena un  joven y apuesto noble llamado Juan que se enamora perdidamente de ella. Hasta el punto de abandonar sus caudales e infiltrarse en la comparsa, como si fuera un gitano más, para acompañar a Preciosa en sus bolos.

La matriarca gitana que se dio cuenta del asunto y aventuró problemas en el horizonte, puso rumbo a Murcia y devolvió a Preciosa a sus distinguidos padres. Sus padres que la daban por perdida, terminaron organizando un bodorrio por todo lo alto.

En honor a este relato y a la figura del «manco de Lepanto», tenemos en Murcia una plaza dedicada a La Preciosa. Se encuentra justo en el lateral del Museo Arqueológico, junto a la Gran Vía Alfonso X.

,

Sin comentarios todavía

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.