Los homenajes a Isaac Peral, tras su muerte


Isaac Peral murió en 1895 a la temprana edad de 44 años. Dejó este mundo en Alemania, donde había viajado para tratarse el tumor cerebral maligno, que terminó con su vida.

Este ingeniero, ninguneado por los políticos de su tiempo, inventó el submarino. Pero también un acumulador eléctrico, un varadero para torpedos (premiado en Berlín 1888), un proyector luminoso y una ametralladora eléctrica.

Cuando se conoció su fallecimiento, fueron varias las autoridades, diplomáticos y entidades alemanas las que rindieron sentido homenaje a tan ilustre inventor. Dos días después de su muerte, sus restos llegaron a Madrid y solo fue recibido por unos pocos familiares y amigos. Su cuerpo fue enterrado en la Sacramental de la Almudena.

submarino isaac peral cartagena Los homenajes a Isaac Peral, tras su muerte

En 1889, conocedor de la repercusión extranjera que había tenido, el Ayuntamiento de Cartagena decide llamar a la calle Mayor: Calle Mayor Isaac Peral.

Con más respeto fueron inhumados sus huesos en 1911 para ser trasladados a Cartagena. En esta ocasión el Ministerio y la Marina le rindieron un discreto homenaje. En 1927, cuando el submarino ya era una realidad navegando, sus restos pasaron al Panteón de Hijos Ilustres de Cartagena y se le levanta un mausoleo.

El casco de su submarino, se ha exhibido en el Puerto de Cartagena hasta hace muy poco. Actualmente se encuentra en el Museo Naval, donde está siendo recuperado. Este es el último homenaje que está recibiendo el padre del submarino.

 

Fuente: De San Fulgencio a Paco Rabal. Antonio de los Reyes.

, ,

Sin comentarios todavía

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.