El robo a la Virgen de la Fuensanta


Virgen Fuensanta Murcia 168x300 El robo a la Virgen de la FuensantaEl 13 de enero de 1873, saltó la noticia que alarmó a la ciudad de Murcia. Habían asaltado el Santuario de la Fuensanta y robado todas las joyas de la Patrona.

El hecho tuvo lugar durante la noche anterior. Los ladrones hicieron un gran butrón bajo la ventana de la sacristía, entraron en el camarín de la Virgen de la Fuensanta y sustrajeron la corona (obra del platero Funes), el rostrillo, dos cadenas, parte del cetro y varias sortijas, una de diamantes. De la sacristía se llevaron un cáliz y una patena de plata.

La ciudadanía se conmocionó y en los siguientes días se abrieron suscripciones populares para reponer el ajuar de la patrona. El Deán de la Catedral decidió bajar a la virgen de su santuario hasta Catedral para sensibilizar a la población. Y el domingo 26 a las 6 de la mañana, se celebró una misa multitudinaria en la Catedral, donde los murcianos siguieron aportando sus donativos. El Ayuntamiento contribuyó a la causa con 1000 reales y para el verano ya tenía, la Fuensanta, todas sus joyas y ornamentos.

Las nuevas coronas de la patrona y del niño fueron diseñadas por el pintor Eduardo Rosales y José Marín Baldó. El platero y diamantista que las confeccionó fue José Gascón. El rostrillo y un cetro fueron obra del escultor Pedro Martínez Sureda. Cuando el ajuar fue repuesto, el mismo pintor Rosales, hizo un dibujo de la Virgen que luego litografiado sirvió para editar estampas devocionales.

 

Fuente: Murcia, crimen y castigo. Taller de Historia del Archivo General

,

Sin comentarios todavía

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.