El río Segura. A veces «manso», otras «hijoputa»

La escena se desarrolla en la murciana escalinata de la iglesia de San Bartolomé.

Dos mendigos discuten por el “puesto de trabajo” y por dilucidar cuál de los dos sufre más hambre. La conversación sube de tono, casi hasta el punto de sacar a paseo las navajas.

No es algo que ocurriera ayer… o tal vez sí… La situación en concreto a la que me refiero, acaeció allá por los años setenta del siglo XIX y los susodichos en cuestión se hacen llamar «Rengo» y «Topo».

Contraparada Murcia El río Segura. A veces manso, otras hijoputa
Azud de la Contraparada del río Segura

El recuerdo de las penurias hace que la situación se relaje. Malos tiempos para la ciudad y los campos de Murcia: el río Segura ha bajado con fuerza y la riada ha asolado la huerta. El cieno cubre los bancales y la desesperación empuja a cientos de huertanos a la ciudad, en busca de una limosna.

“Busca un sitio en cuatro esquinas que es lugar rico en paseantes” le espeta uno al otro. En la antigua Murcia, y hasta hace no tantos años, el río era quien mandaba y los murcianos le obedecían. Ese río que se come las tierras, el sudor y las barracas. El Segura, que da la riqueza a los cultivos cuando le place, es también el que reparte hambre cuando se irrita.

Puede ser “manso” o “hijoputa”… ¿Y nosotros los murcianos?, ¿somos mansos o hijosputas? Hombre, pues depende de cómo baje el río… creo yo.

 

Fuente: Cantón de Fernando Martín Iniesta.

Foto: el azud de la Contraparada se utilizaba para «frenar» las aguas del Segura, antes de su entrada en la ciudad de Murcia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.