El Cid Campeador y un enorme elefante de madera para asaltar Aledo


Aledo Murcia e1472977940686 225x300 El Cid Campeador y un enorme elefante de madera para asaltar AledoDurante el siglo XI se produce, en la Península Ibérica, el hundimiento del califato y se revierte la hegemonía político-militar. La iniciativa pasa de musulmanes a cristianos.

Protagonista de esta situación es el rey castellano-leonés Alfonso VI que tras conquistar tierras en Toledo y Valencia, pone sus ojos en la antigua Cora de Tudmir. Para atacar ciudades y villas en la Región de Murcia, pide ayuda al Cid Campeador que dominaba Valencia.

Por aquel entonces, en la ciudad fortificada de Aledo, resistían importantes fuerzas cristianas bajo el mando de García Jiménez. Esta inaccesible posición, había llegado a albergar 12.000 hombres de armas sin contar mujeres y niños.

Un enorme elefante de madera para rendir Aledo

Desde Aledo, García Jiménez hostigaba tierras y posiciones islámicas en Orihuela, Murcia, Lorca, Cartagena y Almería. No tardaron en aliarse los ejércitos de Mutamid de Sevilla, Abd Allah de Granada, Motacim de Almería, Tamim de Málaga, Ibn Rasiq de Murcia, los cadíes de Segura, Baza, Jaén y otros señores de Al-Ándalus para poner sitio y arrasar Aledo.

Al principio determinaron tomar la plaza al asalto. Para ello intentaron abrir brecha en las murallas con las máquinas de guerra más modernas entre las que destacaba un enorme elefante de madera. Este ingenio lo aportó el emir de Almería pero las formidables defensas de Aledo resultaron insalvables.

Aledo Murcia Castillo torre El Cid Campeador y un enorme elefante de madera para asaltar Aledo

Vistas desde la torre de Aledo

A la vista del fracaso en el asedio, se decidió rendir la ciudad por hambre. Para este propósito se levantaron torres, fosos, empalizadas y un gran campamento pero Aledo no se rendía y comenzaron las desaveniencias en el campamento sitiador. Las mesmadas que aportaban las ciudades de Murcia, Cieza, Orihuela, Caravaca, Elche, Alicante, Hellín, Albacete y demás tropas aportadas por Ibn Rasiq, se retiraron del cerco inutilizando sus máquinas de guerra.

Cuando más bajo de ánimo se encontraban los sitiadores, se conoció la noticia de la llegada del rey Alfonso en socorro de Aledo y de García Jiménez. El rey avisó al Cid para que le ayudara en la empresa y éste colaboró dando cobertura desde tierras valencianas.

El rey Alfonso se presentó rápidamente en Aledo vía Hellín-CalasparraMolina de Segura. Los sitiadores de Aledo levantaron el campamento y se rindieron antes de que llegara el rey castellano.

 

Fuente: Orihuela Musulmana. Historia de la Ciudad de Orihuela. Tomo II. Juan Bautista Vilar.

,

Sin comentarios todavía

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.